"El Pueblo del Mojo Isleño-Los Marlins"

 


21 Agosto 2011 

La tierra de los bellos atardeceres 
Salinas es un pueblo único que transporta al que llega a un tiempo mucho más apacible, ecológico, donde abunda la langosta y los paisajes que enamoran. 


A Salinas se le conoce como la cuna del mojo isleño, pero es mucho más que eso. En esta región se combinan historia y naturaleza creando un ambiente alegre, tranquilo y con mucha personalidad. Partí de San Juan a las 7:00 de la mañana para llegar a la Oficina de Turismo del municipio a las 8:30. Allí me esperaba Carlos Ortiz, a cargo de llevar a los turistas por el pueblo, la costa y el poblado de Aguirre. 

De inmediato noto que en Salinas hay vida, la Plaza del Mercado reboza de actividad y el centro del pueblo se distingue por su ambiente relajado pero en movimiento, es obvio que aquí se trabaja plácidamente. Una vez en el jeep comenzamos la visita por la Bahía de Jobos en el Barrio de las Mareas. Se llama Mar Negro debido al tanino, un limo oscuro y fino que desprende el mangle. Es mangle rojo muy querido por los seres unicelulares llamados dinoflagelos que provocan la luminiscencia. En Puerto Rico hay dos bahías y una laguna bioluminescente, pero si preguntas y exploras, encontrarás que el fenómeno está presente en lugares recónditos como éste. 

Continuamos conduciendo alrededor del Estuario de la Bahía de Jobos, formado por islotes y cayos de mangle que lo protegen de las olas del Mar Caribe. En estas lagunas los moluscos, peces, crustáceos y otros microorganismos dan vida a al lugar favoreciendo la visita de manatíes y tortugas que se alimentan de las praderas marinas.

Después de pasar por el barrio Las Mareas, pintoresco por demás, Carlos me señala las montañas a lo lejos. Dice que pertenecen a n la Reserva de los Montes Oscuros, esto porque suelen estar secos. Luego dirige el índice a las famosas “Tetas de Cayey”, y me explica que están en Salinas y se llaman las Piedras de Collado. Continuamos la visita por las plantaciones de plátanos y guanábanas. Me asomé al Bosque de Jagüeyes, pero debido a la lluvia los mosquitos estaban muy intranquilos y tuvimos que partir. 

Las carreteras están vacías, la brisa refresca y el olor a campo y a mar se entremezclan creando una sensación diferente. ¡Qué paz transmite este pueblo! Un silencio donde puedes apreciar los sonidos de la naturaleza, aquí no hay lugar para el estrés, la polución o el tedioso tráfico. 

Carlos me explica que Salinas vive de la agricultura y pesca, y durante el recorrido observo numerosos árboles de mangó. La naturaleza es exuberante y el paisaje único. 

Continuamos al poblado sur de Aguirre por un tramo de palmeras centenarias donde están construyendo un paseo para bicicletas. Después visitamos el barrio del mismo nombre y su Centro de Visitantes donde me informé de las numerosas especies de aves que habitan en el estuario. Es un museo que conserva su antigua estructura donde se puede respirar la historia. Tel.: (787) 853-4617. Todas las casas son de madera, al estilo sureño. Pues en 1898 -cuando Puerto Rico dejó de ser colonia española- vinieron los norteamericanos para construir esta famosa plantación de azúcar en funciones hasta los 70. Me entero de que habían dos barrios en este pueblo, el de los americanos y el de los puertorriqueños. Ambos trabajaban en la plantación, en el barrio Montessori. Las cotorras no cesan de parlotear y veo sus grandes nidos en los árboles de las calles. Aguirre es otro ambiente, pasamos por el primer campo de golf de Puerto Rico. Se ve precioso. 

Seguimos el recorrido hasta la Bahía de Salinas en el muelle, al lado del restaurante La Barca, donde me esperaba Luis Barreto de Eco Journeys. Tel.: (787) 448-2262. Barreto es capitán, y está certificado con la Compañía de Turismo y Ecoturismo. Me puse protector solar, gorra y salimos hacia el sector La Playita, los mangles nos rodean por todos lados y el mar está sereno. Después de pasar por un agosto túnel de mangle, pasamos por Punta Arenas donde paramos para ver algunas estrellas de mar. Luis me inunda de información sobre los 11 cayos. En el trayecto, me contó cómo atraparon los españoles al Pirata Cofresí -entre dos arrecifes llamados la Boca del Infierno-, y continuamos bordeando el mangle hasta Politas. 

En mi kayak hay una neverita con agua y frutas que vienen muy bien cuando paramos en un cayo a comer e hidratarnos. 

Los tours los puedes personalizar según tus gustos. Si prefieres remar, o ir snorkeling e incluso paddleboarding. El precio es $49, con refrigerios. En Eco Journeys tienes visitas personalizadas. Hay un máximo de personas por visita para que no pierdas la exclusividad y la privacidad. Si quieres almorzar copiosamente una mariscada y frituras de pescado, tiernas empanadillas de mariscos y salmorejo de jueyes -tal como hicimos- , la tarifa es otra. Al final del tour regresamos al Restaurante la Barca (Tel.: (787) 824-2594) donde probé un poco de todo. Entretanto Carlos vino a buscarme y de ahí fui a visitar al Manatee Resort donde cenaríamos más tarde contemplando las tranquilas aguas del Caribe. 

 

 

Cayo Matias Salinas P R
elgangsteroriginal

 

 

Historia


Cuando arribaron a la isla los conquistadores españoles en 1493 la región donde se encuentra el Municipio de Salinas estaba habitada por los índios Taínos. El territorio fue denominado por los europeos con el nombre de abeyno, porque era regido por un cacique indígena al que llamaban Abey. El río y los grandes depósitos de sal en la costa también fueron identificados con el nombre del cacique: río de Abey y las salinas de Abey. La guerra taíno-española del 1511 provocó el destierro de Abey a Santo Domingo junto 
a otros 15 caciques, y como resultado del enfrentamiento se produjo la aniquilación de la sociedad taína. Los nuevos pobladores comenzaron a habitar el suelo salinense y ya para el Siglo XVII ocupaban el área dedicándose a la agricultura, pesca y saca de sal. Levantaron una comunidad de familias que para el 1776 la señalaban como el barrio de las salinas de Coamo. 


El crecimiento social y económico de las salinas motivó interés en separarse de Coamo para lograr mejores controles de los propios asuntos del barrio. En marzo de 1840 el salinense don Agustín Colón Pacheco había sido nombrado Capitán General (gobernador), con la misión de organizar el Gobierno Municipal del nuevo pueblo de Salinas.
Salinas pertenecía a la parroquia de Coamo y por Real Orden de 1847 se incorpora al territorio de Guayama.


En el 1851 se declaró parroquia independiente y contaba con los siguientes 
barrios: Pueblo, Quebrada Honda, Quebrada Yeguas, Aguirre, Collado, Río 
Jueyes y Palmas.

FUNDACION
Salinas se fundó el 22 de julio de 1841. 

ORIGEN

Su nombre se deriva por su grandes y abundantes montículos de sal en sus costas.

PATRON DE PUEBLO

Virgen de la Monserrate

COGNOMENTO

Pueblo del Mojo Isleño.

GENTILICIO

salinenses 


 

 



 


Para el escudo se han escogido los esmaltes verdes y plata por el verde y el blanco los colores tradicionales del pueblo. Los montículos de sal en forma gráfica representan del nombre el pueblo: Salinas. Los peces aluden a la pesca y las ramas que rodean el escudo simbolizan las plantaciones de caña de azúcar, es decir, las ocupaciones e industrias que, junto a la saca de sal, han sido factores principales en el origen y desarrollo de la población. 

 

 
Para el escudo se han escogido los esmaltes verdes y plata por el verde y 
el blanco los colores tradicionales del pueblo. Los montículos de sal en 
forma gráfica representan del nombre el pueblo: Salinas. Los peces aluden a 
la pesca y las ramas que rodean el escudo simbolizan las plantaciones de 
caña de azúcar, es decir, las ocupaciones e industrias que, junto a la saca 
de sal, han sido factores principales en el origen y desarrollo de la 
población. 

 

 

Playa de Salinas
elgangsteroriginal

 

 


En el 1945 la junta de planificación de Puerto Rico, organizó el actual mapa oficial de Salinas donde se amplió la zona urbana y se incluyeron parte de los barrios rurales Aguirre, Lapa y Río Jueyes. 

El barrio rural Aguirre se 
subdividió en: Central Aguirre, Coquí, San Felipe y Aguirre.
La fecha conmemorativa de la fundación de Salinas se toma a partir de la constitución de la primera Junta de Vecinos (hoy asamblea municipal),cuando queda establecida la administración del nuevo pueblo, hecho que ocurre el 22 de julio de 1841. Por enfrentar dificultades económicas en su 
desarrollo, en 1847 Salinas fue anexado a Guayama hasta 1851 cuando se restituye el municipio. El 30 de septiembre de 1898, a raíz de la guerra hispanoamericana, el Ejército de los Estados Unidos toma posesión de nuestro municipio.

 En 1902 el nuevo régimen lo disuelve y lo agrega 
nuevamente a Guayama, hasta el 1905 que no se devuelve hasta el presente la municipalidad.

uando arribaron a la isla los conquistadores españoles en 1493 la región donde se encuentra el Municipio de Salinas estaba habitada por los índios Taínos. El territorio fue denominado por los europeos con el nombre de abeyno, porque era regido por un cacique indígena al que llamaban Abey. El río y los grandes depósitos de sal en la costa también fueron identificados con el nombre del cacique: río de Abey y las salinas de Abey. La guerra taíno-española del 1511 provocó el destierro de Abey a Santo Domingo junto a otros 15 caciques, y como resultado del enfrentamiento se produjo la aniquilación de la sociedad taína. Los nuevos pobladores comenzaron a habitar el suelo salinense y ya para el Siglo XVII ocupaban el área dedicándose a la agricultura, pesca y saca de sal. Levantaron una comunidad de familias que para el 1776 la señalaban como el barrio de las salinas de Coamo. 
El crecimiento social y económico de las salinas motivó interés en separarse de Coamo para lograr mejores controles de los propios asuntos del barrio. En marzo de 1840 el salinense don Agustín Colón Pacheco había sido nombrado Capitán General (gobernador), con la misión de organizar el Gobierno Municipal del nuevo pueblo de Salinas.
Salinas pertenecía a la parroquia de Coamo y por Real Orden de 1847 se incorpora al territorio de Guayama.
En el 1851 se declaró parroquia independiente y contaba con los siguientes barrios: Pueblo, Quebrada Honda, Quebrada Yeguas, Aguirre, Collado, Río Jueyes y Palmas.

En el 1945 la junta de planificación de Puerto Rico, organizó el actual mapa oficial de Salinas donde se amplió la zona urbana y se incluyeron parte de 
los barrios rurales Aguirre, Lapa y Río Jueyes. El barrio rural Aguirre se subdividió en: Central Aguirre, Coquí, San Felipe y Aguirre.
La fecha conmemorativa de la fundación de Salinas se toma a partir de la constitución de la primera Junta de Vecinos (hoy asamblea municipal), cuando queda establecida la administración del nuevo pueblo, hecho que ocurre el 22 de julio de 1841. Por enfrentar dificultades económicas en su desarrollo, en 1847 Salinas fue anexado a Guayama hasta 1851 cuando se restituye el municipio. El 30 de septiembre de 1898, a raíz de la guerra hispanoamericana, el Ejército de los Estados Unidos toma posesión de nuestro municipio. En 1902 el nuevo régimen lo disuelve y lo agrega nuevamente a Guayama, hasta el 1905 que no se devuelve hasta el presente la municipalidad.
Por décadas a Salinas se le ha conocido por el cognomento de el “Pueblo del Mojo Isleño”.
El “mojo isleño” es una sabrosa salsa que se utiliza para mojar el pescado frito que se consume aquí. La rojiza mezcla tiene como ingredientes principales, salsa de tomate, aceite, ajo, hoja de laurel y abundante cebolla. Las historias que se han narrado aseguran que fue en Salinas donde se creó este delicioso plato. Unos han contado que fue un nativo de las islas Canarias, apodado “el isleño” quien arribó a la Playa salinense y enseñó a los playeros a preparar el mojo. Pero la versión más aceptada es que fue doña Euladia Correa, nacida en la Playa en 1898, quien con su particular fórmula atrajo los más exigentes paladares a su bohío, y posteriormente a su conocido restaurante, dando a conocer en todo Puerto Rico ese exquisito manjar. 
Su arte culinario provocó que a Salinas se le bautizara como el “Pueblo del Mojo Isleño”. El Departamento de Agricultura y Comercio le otorgó a doña Ladí una medalla por su contribución al fomento de la economía del país. El periodista Rafael Pont Flores la llamó la Reina de los Tostones, con lo que tradicionalmente se acompaña el pescao al mojo. Se decía en toda la Isla que en Salinas se comía el mejor pescao de Puerto Rico. Luego proliferaron en la Playa varios y muy buenos restaurantes especializados en mariscos y en la preparación del famoso “mojo isleño”. Más tarde esta actividad económica se extendió por todo el país. Pero aún son muchos los turistas y puertorriqueños que visitan Salinas en busca de saborear su reputado...”mojo isleño”. 

 

 

 

HIMNO 
por: Antonio Ferrer Atilano

Salinas, Salinas 
el pueblo donde yo nací
sus campos, sus montes
son para mí.
Salinas, Salinas
yo no te puedo olvidar
tus bellos palmares
te saludan con una canción.

 

 

 

El Mojo Isleño

Salinas ha sido conocido como Le Pueblo del Mojo Isleño .El mojo es una salsa que se utiliza para marinar pescado firto que se consume en el municipio. Los ingredientes principales del mojo incluyen salsa de tomate, aceite, ajo, hoja de laurel y cebolla.

Una de las historias sobre su origen cuenta que el creador fue un nativo de las islas Canarias, apodado ël Isleño", quien llegó a las costas de Salinas y les enseña a los pobladores su receta del mojo. Sinembargo, la versión más aceptada es la que propone que fue una  mujer llamada Euladia, nacida en el barrio Playa en 1898, la que dio a conocer en todo el pueblo su sabroso mojito, el cual atraía a una  gran número de visitantes a su bohío y luego, a su conocido restaurante.

Su arte culinario provocó que a Salinas se le bautizara como el “Pueblo del Mojo Isleño”. El Departamento de Agricultura y Comercio le otorgó a doña Ladí una medalla por su contribución al fomento de la economía del país.

 El periodista Rafael Pont Flores la llamó la Reina de los Tostones, con lo que tradicionalmente se acompaña el pescao al mojo. Se decía en toda la Isla 
que en Salinas se comía el mejor "pescao" de Puerto Rico. Luego proliferaron en la Playa varios y muy buenos restaurantes especializados en mariscos y 
en la preparación del famoso “mojo isleño”. Más tarde esta actividad económica se extendió por todo el país. Pero aún son muchos los turistas y 
puertorriqueños que visitan Salinas en busca de saborear su reputado...”mojo isleño”. 

 

 

 

Playa la 80 salinas
ZeePuertoRico

 




Jesús María Amadeo
Médico, novelista y autor dramático.

José Chepo Caraballo
Líder Obrero

Rafael Esparra
Ocupó varias posiciones en la facultad de New York City Technical College y fue diputado del Comisionado de bomberos de Nueva York.

 

Envía esta postal

 De:
Email:
 Para:
Email:
Mensaje: